Revisión pre compra de un auto: ¿En qué fijarme sin ser mecánico?

Conoce los aspectos en los que debes fijarte antes de comprar un auto usado, sin la necesidad de ser experto.

19 de noviembre 2021

Revisa el historial de multas TAG, infracciones de tránsito, revisión técnica, SOAP, permiso de circulación y muchos otros datos del auto usado que quieres comprar

Ingresa la Patente del vehículo

Revisión previa a la compra de un vehículo: ¿En qué poner atención?

Consultamos con los expertos de Productos de Autofact, quienes nos entregaron los siguientes consejos sobre los detalles físicos y mecánicos en los que debes fijarte antes de la compra de un auto usado:

¿Qué observar en el exterior del vehículo?

El exterior de un vehículo puede reflejar varias cosas relacionadas con el desgaste o algún siniestro importante.

Líneas: En este sentido es importante revisar que las líneas del vehículo mantengan consistencia o fluidez. La presencia de desniveles o descuadres puede hablar de alguna reparación.
Pintura: La pintura también debería verse homogénea, con reflejo idealmente, pero lo importante es que mantengan tonalidad parecida entre las piezas, pues la disparidad podría hablar de alguna pieza repintada o un trabajo mal hecho.

Vidrios: También es bueno fijarse en los vidrios y revisar en la etiqueta que todos sean homogéneos (mismo fabricante y originales).

Por otra parte, es importante ver que no presenten rayaduras, pues cuando son reparadas las puertas de un auto, los vidrios tienden a rozar con el interior de esta o su accionar es más forzado, quedando más apretados.

En los parabrisas, tanto delantero como trasero, es bueno fijarse que no presenten grietas o piquetes, ya que, pueden ser causante de rechazo en la revisión técnica.

Neumáticos: Fijarse en su desgaste y en los detalles de etiqueta de cada uno.

Puertas: Al cerrar las puertas y el maletero, deben cuadrar bien, cerrar al instante, sin esfuerzo ni golpeteos. Esto puede ser señal de que el vehículo tuvo alguna reparación o también puede hablar sobre el cuidado que recibió de sus antiguos propietarios.

Presencia de pastas o residuos: También hay que considerar que en las juntas de las piezas no se visualice algún tipo de químico o pastas (típicas pastas de pulir), esto puede ser señal de una reparación o trabajo en pintura del vehículo. En los sensores de proximidad también es fácil detectar este tipo de cosas, ya que quedan en las orillas de estos.

Tubo de escape: Observa la salida del tubo de escape, lo ideal sería elevar el vehículo para esto. Cuando se tiene algún siniestro por alcance o choque trasero, el tubo de escape es lo primero que se daña y pocos lo reparan correctamente.

Luces: Que los focos se encuentren bien sujetos y alineados a la carrocería. Además, que no tengan grietas o alguna mica rota que cause escape de luz.

¿Qué puedo detectar abriendo el capó?

Revisar que no existan fugas de fluidos (líquidos refrigerante, aceite y otros), ver que no haya indicios de fuga al interior.
Mangueras dañadas, rotas, mascadas: El coolant o refrigerante de motor tiende a ser de color verde o rojo (la mayoría de las veces), por lo que si se detecta alguna mancha de color, puede ser que tuvo fugas anteriores o estas están presentes aún. Esto es importante, ya que, si el vehículo tuvo alguna fuga y no se detectó a tiempo, el motor pudo haber trabajado a temperaturas sobre lo normal, lo que puede generar daño interior.
Que los niveles de los líquidos estén en orden. Es importante que no estén ni sobre el máximo ni bajo el mínimo, ya que las presiones de los líquidos se ven afectadas con las temperaturas.

Se debe inspeccionar tanto antes de poner el vehículo en marcha como al finalizar la prueba de manejo (sería lo ideal), ya que, puede existir alguna fuga que sólo se presenta al momento de poner el motor o el vehículo en marcha.

Motor: Que el motor no presente algún golpeteo o ruido no común como chillido o vibraciones.

Que el electroventilador funcione solo sobre la temperatura media o cuando se acciona el A/C no debería encenderse junto con el motor estando este frio.

¿Qué debo revisar el interior del vehículo?

El correcto funcionamiento de botoneras de alza vidrios, tanto la central del piloto, como las de cada puerta.

Que los seguros de las puertas funcionen correctamente. Revisa el seguro de niños que no permite abrir la puerta desde el interior. 

Salida correcta del aire por las rejillas. Que todos los niveles de aire funcionen. Si sale poco aire, se puede deber a que el filtro de partículas (filtro de polen) esté sucio.

Elementos eléctricos: Ojo en el funcionamiento del aire acondicionado, calefacción, desempañantes, radio y otros elementos eléctricos.

Cubretableros: Si el auto tiene cubretableros, trata de sacarlo y ver que no se vea reparado o dañado el tablero y volante (posible activación de airbags). El tablero no debe tener grietas ni quiebres.

Que la palanca de cambios no se encuentre suelta.

Atento también al uso del freno de manos. Al activarlo, no debería dar más de 5 clics. 

Panel de instrumentos: Que no existan testigos de relevancia prendidos (check engine, airbags, etc.) No debería haber testigos prendidos, pues esto indica problemas con los que tendrás que lidiar si compras ese auto.
Revisar accionamiento y luces (altas, bajas, intermitentes, etc.)
Ojo con el desgaste de piezas de contacto: En el caso del manubrio, manillas, asientos y otros, el desgaste debe coincidir con el kilometraje del vehículo. Autos con 10.000 kms no deberían tener un volante desgastado ni brillante, por ejemplo.
 Ver el estado de los asientos, las telas, cueros u otros.
Cinturones de seguridad, que se aprieten bien, y tengan tensión.

Al conducirlo, ¿en qué debo poner atención?

Lo primero es ver que las revoluciones del motor se encuentren parejas (Rpm). La mayoría de los vehículos en frío (cuando recién se enciende el motor) trabajan en 1.500 Rpm aproximadamente y ya, cuando se llega a la temperatura óptima de trabajo, baja a 600 - 800 Rpm.

Que al girar el volante no se escuche algún chillido o vibraciones. Ojo, que tampoco se cargue hacia un lado al andar. 

Que los frenos respondan con efectividad y que no se escuchen ruidos o roces anormales sin accionar el freno o frenando.

Al pasar por baches, eventos o lomos de toros, que no se escuchen golpeteos o crujidos, porque esto puede tratarse de problemas en la suspensión.

Que los cambios entren bien, si el auto es manual. Que no se revolucione o patine el motor al acelerar si es automático.

Al activar el aire acondicionado, no deberían bajar las Rpm del motor.

Que no existan variaciones en la aceleración.

 

Revisa el historial de multas TAG, infracciones de tránsito, revisión técnica, SOAP, permiso de circulación y muchos otros datos del auto usado que quieres comprar

Ingresa la Patente del vehículo

Solicita de manera gratuita información básica del
vehículo AQUÍ