Lomos de toro: Los aspectos legales que debes conocer

No puedes instalarlos, pero desde el Ministerio de Transportes o vialidad de tu comuna podrían autorizar la instalación de uno en tu barrio si es que las condiciones lo ameritan.

05 de julio 2022

Lomos de toro: ¿Qué son?

En palabras de la ley, los lomos de toro son resaltos reductores de velocidad que se dividen en Lomos de Toro, Acera continua, Plataforma, Lomillo y Cojines. El fin es el mismo, reducir velocidad.

Los lomos de toro son un resalto perpendicular al eje de la pista y que la atraviesa en todo su ancho. Puede ser redondeado o plano, parecido a los saltos pequeños loops de las pistas de motocross.

¿Quieres un auto usado? Revisa primero sus antecedentes con el Informe Autofact.

Ingresa la Patente del vehículo

¿Qué dice la ley sobre los lomos de toro?

La Ley de Tránsito, en el Decreto 200, reglamenta los resaltos reductores de velocidad, los que existen considerando la influencia en el riesgo de los excesos de velocidad en materia de accidentes de tránsito.

Pese a que la Ley de Tránsito en Chile establece límites de velocidad en distintos lugares, hay algunos conductores que no respetan las normas del tránsito e infelizmente acostumbran a andar a exceso de velocidad; es por esas personas que este decreto nace.

¿Quién instala lomos de toro?

Los lomos de toro pueden ser instalados, por la autoridad competente, en vías locales, previamente definidas por el Ministerio de Transportes, y solo será posible en vías que no tengan más de dos pistas de circulación.

Eso sí; si es que la vía tiene un flujo de un 2% diario de vehículos de más de 3.860 kg de peso bruto, entonces no podrían instalarse lomos de toro planos en ese lugar.

Mientras que si el flujo en las mismas vías, supera el 25% de estos vehículos más grandes, no se pueden instalar los lomos de toro redondeados en dicho lugar.

¿Puedo instalar un lomo de toro frente a mi casa?

No puedes instalarlos tú; pero eventualmente, desde el Ministerio de Transportes podrían autorizar, en casos excepcionales, la instalación de lomos de toro en otros tipos de vía. A la vez, es el Ministerio de Obras Públicas quien autoriza la instalación en vías rurales.

Para que se instale un lomo de toro, según el Artículo 5 del Decreto 200, deben ocurrir una de las siguientes tres cosas:

  1. Ocurrencia de por lo menos un accidente de tránsito por año en los últimos dos años.
  2. Que la velocidad de operación de la vía sea un riesgo latente de accidentes para las personas.
  3. Que la vía se emplace en un lugar que será prontamente urbanizado. Es decir que haya un impacto de nuevos proyectos que cambien las condiciones de esa vía.

Eventualmente, cuando se refuerza un empalme a rutas más importantes o cuando se quiere priorizar el tránsito peatonal, también podría haber lomos de toro o lomillos, que son esos bien pequeños, que molestan incluso más que los lomos de toro.

¿A quién reclamar si mi auto es dañado por un lomo de toro?

Según el artículo 16 del Decreto 200, son las municipalidades y sus respectivas direcciones de vialidad quienes serán responsables y responderán frente a la mantención, reparación y construcción de cualquiera de los reductores de velocidad, como los lomos de toro.

Enfrentando un lomo de toro: ¿A qué velocidad y en qué marcha me conviene pasar por un lomo de toro?

Como habrán notado, existen muchos tipos de motores, vehículos, potencias, alturas, asistencias, tipos de transmisión y capacidades, así que no es llegar y decir, el lomo de toro se pasa en segunda a 10 km/h.

Aunque pasar en segunda a 10 km/h no es tan incorrecto, la verdad es una: cualquier tipo de reductor de velocidad, como un lomo de toro, se enfrenta como cualquier obstáculo, es decir, con cuidado.

Si ves una señal de lomo de toro, lomillo, plataforma o bien ves uno en la pista, la maniobra que debes hacer se compone de tres pasos que debes hacer en fracción de segundo:

  1. Mirar por todos tus retrovisores que no venga nadie muy pegado detrás.
  2. Frenar-nunca en seco- para disminuir la velocidad al entrar al lomo de toro, con la disminución casi al mínimo pasas por el lomo de toro. Todo depende de las dimensiones del lomo de toro o reductor de velocidad que enfrentes. Si no lo conoces, reduce bien tu velocidad antes de pasar.
  3. Al comenzar a entrar en el lomo de toro, con muy poca velocidad, pones el cambio con el que saldrás del lomo de toro, normalmente es segunda, aunque todo depende del vehículo que vayas conduciendo.

En el caso de los automáticos simplemente disminuye la velocidad, sacando el pie del acelerador y frenando lo necesario para reducir la velocidad casi a cero justo antes de entrar al lomo de toro. Pasas con cuidado y terminando el movimiento, pisas el acelerador nuevamente para continuar.

¿Quieres un auto usado? Revisa primero sus antecedentes con el Informe Autofact.

Ingresa la Patente del vehículo

Solicita de manera gratuita información básica del
vehículo AQUÍ