Mantenimiento correctivo: ¿Cuándo se debe aplicar?

La seguridad es uno de los principales factores que se deben considerar a la hora de conducir un vehículo y para esto no basta con que traiga sofisticados dispositivos, sino que el auto debe funcionar correctamente, con todas sus piezas en buenas condiciones.

10 de febrero 2021

Conoce en instantes el historial mecánico de un auto usado

Ingresa la Patente del vehículo

¿Qué es el mantenimiento correctivo?

El mantenimiento correctivo de un vehículo consiste en detectar y corregir imperfecciones que pueden estar afectando el desempeño del automóvil y, si bien el auto puede estar funcionando aún, el no reparar ciertas piezas a tiempo, aparte de poner en riesgo tu seguridad, puede generar un desgaste de otros elementos del vehículo que en el mediano plazo encarecerán aún más la reparación.

¿Cuáles son las piezas que se revisan en el mantenimiento correctivo?

En el chequeo que se realiza al vehículo en un mantenimiento correctivo se abarca la totalidad del auto, aunque existen elementos que generalmente sufren más desgaste, por lo que se pone más atención, como los siguientes:

Motor: Cualquier pieza que no esté en óptimas condiciones en un auto terminará acortando la vida útil del motor, la que puede oscilar entre 300.000 y 400.000 kilómetros, dependiendo del tipo de motor, la conducción, la calidad y recambio de aceite, los kilómetros recorridos y el cuidado que se le dé.

Neumáticos: Un neumático llega al límite de su capacidad cuando la profundidad de su dibujo alcanza los 1,6 mm. Esta vida útil puede llegar a su fin tras recorrer entre 40.000 y 50.000 kilómetros, plazo que dependerá, entre otras cosas, de la calidad del neumático, tipo de conducción y el terreno que frecuenta el vehículo.

Suspensión: La suspensión de un auto está compuesta por una serie de elementos, entre los que se encuentran los amortiguadores, los que cumplen importantes funciones, como el soporte de la carga del vehículo o el control de la dirección del auto en las curvas. Estos elementos generalmente deben cambiarse cada 60.000 kilómetros, pues al deteriorarse, generan un desgaste irregular en los neumáticos y pueden afectar la estabilidad del auto en frenadas, entre otras consecuencias.

Transmisión: El sistema de transmisión está compuesto por la caja de cambio, que puede ser manual o automática, embrague, diferencial, entre otros elementos. La caja de cambios automática, por ejemplo, puede tener una vida útil de 160.000 kilómetros. En tanto, una caja de cambios manual podría durar toda la vida útil del auto, siempre que se le den los cuidados necesarios, como el cambio apropiado del lubricante, el que generalmente debe reemplazarse cada 70.000 kilómetros.

Aire acondicionado: En el caso del aire acondicionado, las fallas más comunes son fugas del gas refrigerante, por lo que generalmente en lo que más atención se pone es en mangueras, tuberías y el compresor. Como se trata de un sistema complejo, su reparación generalmente comprende el recambio de mangueras averiadas y recarga del gas.

Sistema de refrigeración: Entre los elementos que componen este sistema, está el radiador y el líquido refrigerante. Los radiadores, pueden tener una vida útil de 8 a 10 años, la que puede extenderse si se le da el cuidado correspondiente y si se hace un recambio del líquido cada 40 mil kilómetros.

Batería: La vida útil de una batería puede variar dependiendo de la calidad de la misma, del cuidado que se le dé, como, por ejemplo, no sobre exigirla usándola siempre con el motor del auto apagado, y también puede depender de las condiciones climáticas, durando menos en localidades más frías. De todas maneras, en condiciones normales, una batería debería durar al menos 3 años.

Carrocería y pintura: La vida útil de la pintura de un auto puede variar por factores como el clima, rayones o suciedades. En estos casos, en común hacer ajustes en la carrocería y pintura cuando se realiza el mantenimiento correctivo, aplicando desabolladura y nueva pintura.

¿Cómo ahorrar en los costos de un mantenimiento correctivo?

El mantenimiento correctivo es un proceso costoso y lento que podría evitarse si llevas tu auto al taller en los plazos establecidos por la marca para la realización del mantenimiento preventivo.

Asimismo, hay hartos costos que te puedes ahorrar si alargas la vida útil de las piezas del vehículo, realizando una conducción eficiente y tratando tu auto según las indicaciones del fabricante.

Si detectas una falla, lo más recomendable es llevar tu auto de inmediato al taller o lleva un mecánico experto a tu casa para que lo revise a tiempo, pues el que una pieza falle puede ser indicio de problemas mayores en el vehículo o puede ser la causa futura de otras averías que se pueden evitar.

Conoce en instantes el historial mecánico de un auto usado

Ingresa la Patente del vehículo

Solicita de manera gratuita información básica del
vehículo AQUÍ