La prueba de manejo de un auto usado: ¿en qué fijarse?

Realizar una prueba de manejo antes de comprar un vehículo usado es de suma importancia. Atención con los consejos que te entregamos en este post.

16 de septiembre 2021

Qué tener en cuenta en la prueba de manejo de un auto usado

Al comprar un auto, con seguridad hay tres cosas que revisar antes de decidirte por un modelo. El exterior, el interior y el funcionamiento del motor. En este último punto nos detendremos en este post.

La prueba de manejo "paso a paso"

Para ordenar los aspectos que debes revisar, en la prueba de manejo debes fijarte en lo siguiente:

Acomódate en el asiento:

Observa bien el interior y corrobora que se vea todo en orden. Ajusta el asiento para tu comodidad y haz contacto. Al dejar la posición en ON deben prenderse todas las luces. Al encender el auto, deben apagarse todas las luces. Si queda encendido el ‘check engine’, la luz de la batería o de temperatura, por ejemplo, puede haber algún problema con el motor, alternador o refrigeración. Ojo.

Además de la prueba de manejo, revisa los antecedentes del auto ACÁ

Ingresa la Patente del vehículo
 

Aprende algunos conceptos claves de mecánica con este post. 

 

Un andar agradable:

Pisa el embrague, que se sienta suave y no ‘cruja’; pon primera y sal a dar una vuelta. Si saliendo en primera el auto vibra o ‘zapatea’ hay problemas en embrague o caja de cambios. Intenta andar hasta llegar a quinta (o sexta en algunos casos) y fíjate que se sienta limpia la sincronía de los cambios y que puedan entrar todos fácil y suavemente. Que no se oigan zumbidos ni se sientan vibraciones en la caja de cambios, bajo la palanca.

¿Automático o mecánico? Cuál elijo 

Si logras probar el auto por varios minutos, comprueba que el medidor de temperatura no suba más de la mitad entre la C (Cold) y la H (Hot). Es importante circular siempre a ese nivel de temperatura -mitad del marcador- para obtener el rendimiento óptimo del auto. Trata de hacer aceleradas, curvas y frenadas para ir chequeando todo el andar del auto.

En la dirección comprueba que no esté muy dura, ni tenga mucho ‘juego’ antes de iniciar el viraje. Es decir, la dirección debe ser suave y retornar luego de la maniobra; y si mueves el volante a la derecha o izquierda este debe tener poco o nada de juego antes de virar las ruedas.

Durante el andar del auto, por un camino pavimentado en buen estado, éste no debe vibrar, ni irse hacia los costados. Si sucede, hay algún problema en el tren delantero o en alguna rueda.

Mira acá algunos tips sobre cómo conducir en subidas y bajadas

Al efectuar una frenada imprevista, pero a velocidad controlada, el auto debe responder de inmediato, frenando de forma uniforme y sin derrapar si es que tiene ABS. En caso de ocurrir algún problema de frenado, puede haber una falta de mantención, fugas o bien algún componente descompuesto. Los autos del siglo XXI, en general, si vas a 50 km/h y frenas brusco porque ves una luz roja, el auto debe detenerse sin mayores problemas y con poco riesgo de perder el control, más allá del propio movimiento hacia delante. En ese caso, verificas también que el cinturón de seguridad- que llevas puesto- funcione correctamente.

No debe encenderse ninguna luz en el tablero mientras andas. Ni check engine, ni batería, ni freno, ninguna. Solo puedes ver las luces de los intermitentes, luces y algún sistema activado, como la doble tracción (4WD) o el control de estabilidad, por ejemplo.

Finalmente, chequea el funcionamiento de limpiapabrisas, sistema defrost que desempaña el parabrisas, aire acondicionado, radio y todos los accesorios que tiene el auto. En caso que, no funcione alguno, es un buen argumento para regatear el precio.

¡Atención! No compres vehículos con fallas en rojo

A continuación te dejamos un pequeño recuadro para que pongas atención. Es una tabla ‘semáforo’ que indica con luz verde las fallas menores y donde igual aconsejamos comprar el auto, sobre todo si producto de esa falla hay un buen precio. Luz amarilla, para aquellos problemas mecánicos que son solucionables, pero con piezas difícil de encontrar o peor aún muy caros. El rojo indica un posible daño mayor del vehículo, donde además de ajuste de motor puede haber daños en el tiempo, irreparables. El clásico ‘auto carreteado’.

FALLAVERDEAMARILLOROJO
EmbragueX  
Caja de cambios  X
Humo negro X 
Humo blanco  X
Humo grisX  
Humo azul  X
FrenosX  
DirecciónX  
Refrigeración  X
Motor  X
Accesorios y ConfortX  

Para ver más detalles de estos aspectos mecánicos, puedes revisar esta nota sobre fallas mecánicas.

Respecto de las fallas en verde, te podemos decir que para el caso del embrague, frenos y dirección, si bien los arreglos son algo costosos, solucionarlos no implican mayor problema para algún buen taller autorizado.

En el caso del humo gris puede haber algún problema con la admisión de aire, algún sensor de oxígeno o el filtro de aire tapado.

Las fallas que están en amarillo, el humo negro puede ser desde un problema a las bujías a algo mayor ligado a la inyección de bencina, en ese último caso solucionable, pero caro. La refrigeración, en principio, podría presentar problemas menores, como fallas en la tapa del radiador, en el termostato, bomba de agua o fuga en el radiador.

En tanto, en el color rojo, el humo blanco normalmente se produce producto de la condensación en la mañana. Eso debería parar conforme se evaporen los restos de humedad, si no deja de salir humo blanco e incluso este se vuelve más intenso, puede haber pasado refrigerante a la culata, el motor se podría fundir si es que ya no lo está.

La caja de cambios y el motor implica, por lo general, grandes inversiones cuando el problema es grande. Sea problemas en piñones de caja de cambios, o problemas en cigüeñal, culata, pistones, cilindros o bielas. Todo caro. En esos casos, es mejor probar otro auto, si es que quieres, del mismo modelo y año, pero otro. A la vez, si aparece humo azul, el auto está quemando aceite y eso es señal de que necesita rectificación. En buen chileno. Un cacho.

¿Para qué quiero el auto?

Es importante que te hagas esa pregunta antes ir a probar un auto. ¿Para qué lo uso? ¿Qué quiero hacer con mi auto? ¿Estoy dispuesto a potencia y consumo de gasolina o funcionalidad y ahorro? Son preguntas que te debes hacer antes de cotizar tu modelo. Cuando encuentres el auto, SUV, todo terreno o camioneta que buscas, verifica en nuestro Informe Autofact que no tenga multas. A la vez puedes ver su precio de mercado en nuestro Informe de Precios.

Prueba otros vehículos

Sobre todo, si no conoces el modelo, es bueno que pruebes otras versiones del auto que buscas. No te quedes con el primero que ves, por tentador que sea. Es difícil, lo sabemos, pero trata de probar otros iguales y si quieres prueba también alguna marca de su competencia. Por ejemplo, si vas a probar un Nissan March, bueno sería que también probaras algún Kia Morning o un Hyundai I-10. Compáralos, pruébalos e intenta seguir nuestros consejos.

Ya has aprendido a revisar el motor del vehículo usado, revisa ahora nuestros otros post relacionados:

Queremos saber tu opinión

Además de la prueba de manejo, revisa los antecedentes del auto ACÁ

Ingresa la Patente del vehículo

Solicita de manera gratuita información básica del
vehículo AQUÍ